El Gobierno afgano culpa a los talibn de un atentado con al menos 20 muertos, en plenas negociaciones de paz

Las negociaciones de paz en Afganistn no estn acabando an con la guerra. Un nuevo atentado sangriento este domingo ha culminado una semana en que los extremistas talibn, que se sientan en Qatar con una delegacin oficial afgana para acabar con el conflicto, han redoblado su presin violenta en las calles. Segn el Gobierno afgano, un vehculo ha explotado en el centro de Firuzkuh, provincia de Ghor, y ha matado al menos a 20 personas y herido a un centenar.

De acuerdo con el Ministerio del Interior, un Toyota Corolla “cargado de explosivos” fue detonado a media maana cerca de un cuartel policial de la ciudad. Sin embargo, segn fuentes de la Seguridad, la mayor parte de los daos los sufri otro edificio colindante, sede administrativa para Asuntos de la Mujer, de los Mrtires y de los Discapacitados. En consecuencia, gran parte de las vctimas fueron civiles que se encontraban en la zona este domingo, da laborable en Afgansistn.

Ninguna organizacin ha reivindicado el ataque, una tnica que se viene sucediendo en los ltimos meses en los que los talibn, la mayor fuerza insurgente, alterna la mesa de negociacin con las exhibiciones de msculo. Desde que se produjo el primer cara a cara entre ambas delegaciones en Doha, a mediados del pasado mes, los avances han sido prricos. La profunda desconfianza entre talibn y Gobierno, con el ruido persistente de la guerra de fondo, no estn contribuyendo a la fluidez.

Desde las zonas rurales, donde se han hecho fuertes, los extremistas siguen lanzando ataques y, en algunos casos, se atreven a asaltar feudos oficialistas. Esta misma semana, los talibn lanzaron una ofensiva coordinada en la provincia surea de Helmand con el objetivo de tomar la capital, Lashkargah. Fallaron en su objetivo, al coste de decenas de vctimas y miles de desplazados, en parte gracias a la intervencin de la aviacin estadounidense, con la que los talibn pactaron el pasado febrero.

Lo sucedido pone en entredicho las perspectivas de xito de aquel acuerdo, que declaraba el repliegue de tropas estadounidenses de Afganistn a cambio del compromiso talibn de no atacar ms objetivos internacionales y de garantizar que el pas no volvera a ser refugio de la red terrorista Al Qaeda. El viernes pasado, el coordinador de la ONU para el seguimiento de varios grupos extremistas confirm que el lder de Al Qaeda, el doctor Ayman Zawahiri, an mantiene lazos fuertes con los talibn.

Frente a las crticas, procedentes de diversos frentes, de que EEUU est recortando esquinas para consumar la promesa electoral de Donald Trump de retirar las tropas del pas, Washington ofrece nuevas promesas. Su negociador para Afganistn, Zalmay Khalilzad, anunci el jueves pasado un entendimiento con los insurgentes, tras varias reuniones recientes, para “resetear las acciones adhirindose estrictamente” al acuerdo de febrero.

El Gobierno afgano ve con incomodidad estos anuncios, que apenas cuentan con su postura. Pese a que el mircoles pasado su delegacin en Doha se conjur, junto con la talibn, para “presentar soluciones” que permitan avanzar en el dilogo, el presidente del Alto Consejo para la Reconciliacin Nacional, Abdullah Abdullah, critic duramente la promesa reciente de Trump de retirar todas las tropas para Navidad. En una entrevista, Abdullah opin que los talibn “podran usar a su favor” tales declaraciones de intenciones, pues les conceden un elemento de presin frente al Ejecutivo, cuyas fuerzas de seguridad no han bastado, hasta el momento, para imponerse a los talibn.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más




Más…
by [item_author_name]

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top
Abrir chat
1
Saludos Bienvenid@s
En que podemos servirle?
A %d blogueros les gusta esto: