La juez Barrett esquiva los asuntos espinosos y alega que no tiene agenda poltica alguna

Dijo en un vdeo haber aprendido de primera mano lo que es el virus que ha puesto en jaque al mundo en 2020 tras pasar varios das en un hospital de Washington, portador del coronavirus. Pero por las primeras palabras del presidente Donald Trump en un mitin electoral, 11 das despus de su aislamiento, se desprende que el Covid-19 no ha hecho demasiada mella en su discurso.

“Me siento tan poderoso que voy a caminar entre ese pblico. Entrar all, besar a todos en esa audiencia. Besar a los chicos y a las mujeres hermosas y… a todo el mundo. Les dar a todos un beso grande y gordo “, dijo el mandatario en el aeropuerto de Sanford, Florida, al norte de Orlando, ante un nutrido grupo de seguidores sin distancia social alguna y con pocas mascarillas visibles. Trump sigue siendo Trump.

El republicano ha vuelto eufrico a la senda de la campaa electoral tras su periodo de convalecencia, convencido de que ahora es “inmune” al virus que se ha cobrado la vida de 215.251 personas en Estados Unidos, segn los ltimos datos de la universidad Johns Hopkins. Lo hizo el lunes, en un Estado clave para sus opciones de reeleccin, a tres semanas de las elecciones, y con una clara desventaja en las encuestas frente a su rival, el demcrata Joe Biden.

Solo en Florida, donde en 2016 gan por un margen muy estrecho a Hillary Clinton -un 1%-, los sondeos le sitan cuatro puntos por debajo de Biden, a quien atac con vehemencia. Le acus de ser el representante del “socialismo” en la primera potencia mundial. “Mi oponente quiere darle todo a Cuba y a los Castro, y tambin quiere darle todo a Nicaragua y a Venezuela”, indic, sabedor de que ese miedo a los regmenes totalitarios de Amrica Latina ayudar a movilizar el voto latino en Florida -un 20% del electorado- y en otras partes del pas.

Biden, por su parte, contraatac el lunes por el lado de las sesiones en el Senado para la confirmacin de Amy Coney Barrett para la vacante en el Tribunal Supremo, un proceso marcado en su segundo da por el intenso interrogatorio a la magistrada ultraconservadora. Barrett esquiv preguntas sobre asuntos espinosos como el aborto, el Obamacare que los demcratas temen que pueda sucumbir en un Supremo de clara mayora conservadora -seran 6 contra 3 con Barrett confirmada-, y los derechos del colectivo LGBT. Insisti en que no tiene agenda poltica alguna y que se regir por las leyes en todo momento, firme defensora de la Constitucin.

La magistrada de 48 aos tampoco quiso comprometerse sobre una posible recusacin en caso de que el Supremo tenga que intervenir sobre el resultado de las elecciones del 3 de noviembre. El senador demcrata Patrick Leahy expuso su temor a que Trump use el Supremo como arma a su favor si cumple su promesa de no reconocer los resultados en caso de derrota. “No puedo ofrecer una conclusin legal ahora mismo sobre la decisin que podra tomar”, dijo Barrett.

Eso s, la jueza de Nueva Orleans, reconoci que el problema del racismo “persiste en Estados Unidos” y que la muerte de George Floyd en Minneapolis a manos de un polica, en mayo de este ao, es algo que le afecta directamente como madre de dos hijos negros, ambos adoptados en Hait. “Fue algo muy, muy personal para mi familia”, dijo. Especialmente para su hija de 17 aos, nacida en el pas caribeo. “Todo esto estaba en erupcin. Fue difcil para ella. Lloramos juntas en mi habitacin”, indic. No quiso entrar, sin embargo, en cmo atajar el problema. “Est ms all de lo que yo puedo hacer como jueza”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más




Más…
by [item_author_name]

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top
Abrir chat
1
Saludos Bienvenid@s
En que podemos servirle?
A %d blogueros les gusta esto: