La oportunidad hace al ladrón

plantilla-01.jpg

Para esos días mis hormonas estaban más alborotadas que nunca y todo porque estaba de paseo familiar con mi queridísima cuñada; Milena toda una mujer! Que me ponía a pasar saliva y a lubricar al verla en traje de baño. Siempre usaba de dos piezas por lo que podía detallar muy bien sus atributos que saltaban a la vista. De cuerpo armonioso, compuesto de unos suntuosos pechos, con un par de pecas que me invitaban a verlos, piernas bonitas y corticas que la hacían ser una mujer bajita de 1.65 cm apenas para maniobrar con mi 1,81 cm. También contaba con unas caderas generosas dignas de cualquier asiento, junto con lo mejor de ella su pelvis, que era directamente proporcional a la amplitud de sus caderas. Pelvis igual de generosa que hacia imaginar que su entrada o vulva fuera además de vulnerable muy apropiada para no ser mesurado.

En conclusión mi cuñada estaba más que buena para perder mi virginidad. Y es que me reusaba a perder la virginidad con una hembra cualquiera, como mis amigos que la perdieron con las putas y en el mejor de los casos con la empleada del servicio doméstico de turno. No! Yo quería algo que recordara siempre que tuviera mérito y satisfacción.

Y mi cuñadita Milena era la indicada! Además todo quedaría en familia, pues la verdad no me importaba mucho que fuera la esposa de mi hermano Andrés de hecho le tenía envidia siempre fue el consentido, el exitoso, el dueño de un bar-restaurante, chef y el gestor junto con su esposa Milena de convertir nuestra finca familiar y un Hotel donde nos encontrábamos, era un Hotel a seis horas de la capital en tierra cálida compuesto de carpas con las comodidades de una habitación. Ese era el nuevo concepto de mi hermano fanfarrón que además me hacía ver siempre como el bobito de la familia de hecho solía humillarme cuando preguntaban de porque no tenía novia, el respondía por mí que era por ser un joven bobo y feo. Por lo que me di en la tarea de que no era ni tan bobo, ni tan feo!

Para ese entonces los tres primeros días de la llegada al Hotel había intentado llamar la atención de mi cuñadita Milena por el camino de la galantería bajo la teoría o más bien el dicho; “Un pollo al año no hace daño” pensado que ella de pronto acedia a mi galantería pero no estaba funcionando. Tal vez! Y así me lo así saber me veía como su hermanito menor. Entonces me decidí en el tercer día atender una sugerencia de mi amigo Sergio quien no daba ni un peso por mí, en mi meta de perder la virginidad con mi cuñada, “Comerse una mujer de 38 años no es capaz no da la talla” Pero me apoyaba a la distancia diciéndome por teléfono que tenía que ser más directo con mis intenciones que a veces las mujeres les atrae los hombres lanzados y malos. Basado en sus palabras y sabiendo que solo estaríamos 8 días más me atreví a ser más lanzado con mis insinuaciones, lo primero fue mirarle fijamente tan fijamente que la incomodaba lo percibía y fue más evidente cuando una mañana al salir a la piscina Milena en traje de baño y yo en la piscina me quede mirando bien concentrado su bizcochote o “Vulva” ella al notarlo, se puso nerviosa e incomodándose se tapó con una salida de baño, yo solo reí por el momento.

Esa misma tarde algo confiado de que ella aun no me paraba, ni me decía nada! Me atreví al verla por ahí solita de espaldas con short de jeen exponiendo prominente derrier, lo que me invito a lanzar mi mano y apretarle una nalga, la cual la hizo brincar como una conejita asustada, pero luego al verme me lanzo mí cachetada diciéndome:

Milena: Atrevido e irrespetuoso!

Luego solo se retiró pensé que las cosas quedaría así, hasta pensé que era normal su reacción pero me equivoque al rato mi hermano vino energúmeno y después de una fuerte sacudía me dijo:

Andrés: Mocoso pendejo por qué hiciste eso? No ves que es mi esposa y una dama que merece respeto!

Yo (Ricardo): Un broma

Andrés: Baboso! NI una broma más porque si no se me olvida que eres mi hermano!

Y la muy sapa también le conto al resto de la familia por supuesto el reproche de todos no se hizo esperar, pero lo que más me dolió es que mi Padre me quito la moto que me habían regalado el año anterior. Esa noche me fui a la habitación sin comer tenía más que pena tenia, rabia! Rabia de que una vez más quedaba mal ante la familia y la quitada de la moto por supuesto fue lo peor. Le conté a mi amigo quien opino; “No era para tanto” Una nalgadita debería ser un halago, Milenita debió dejar las cosas entre nosotros, mucha mal parida!

A la mañana siguiente tenia mis dudas en salir es más decidí en irme solo a la casa en la capital pero Milena me busco en mi cuarto y muy dulce me dice:

Milena: Richi! No sé porque lo hiciste pero pasemos la página solo es que no me gustan esas chanzas. Te parece?

Yo (Ricardo): Ok Milena. Disculpa fue una broma!

Milena: Ahora que limamos las asperezas, porque no trabajas en la recepción del hotel estos días y yo hablo con tu hermano para devolverte la moto. Te parece? Como un acto de enmienda tuyo!

Yo (Ricardo): Ok Milena

En ese momento pensé dos cosas todo sería por recuperar mi moto y deleitarme un poco más con la belleza de mi cuñadita, pues la verdad no estaba nada arrepentido por el contrario la nalgueada estuvo muy rica, tan rica que mis ganas por mi cuñadita incrementaban no dejaba de pensar en ella empelota y saboreándola toda. Todo esto lo converse esa noche con Sergio quien al ver unas fotos que tome a escondidas de Milena le dio envidia, y lanzo un comentario:

Sergio: Oiga Ricardo y su hermano no la ha preñado?

Yo (Ricardo): NO!

Sergio: Uhy será que tiene la artillería mojada jajaja porque merece su cuñadita!

Yo (Ricardo): Cierto que si!

Esa noche me quede pensando con las palabras de Sergio como era posible que mi hermano no la haya embarazado a Milena y de hecho eso significaba un atractivo más de mi cuñadita pues rico ser el primero en coronar! Y entonces sin querer las cosa le pregunte a mi madre porque mi hermano Andrés y su esposa Milena después de tres años de casados no tenían hijos? Y Oh! sorpresa mi hermano tenía la pólvora mojada, no era infértil pero solo un bajo porcentaje de sus espermas puede cuajar y eso ha dificultado la cosa. Bueno algún defecto tenía que tener el malparido de mi hermano, lo cual era un estupenda noticia para mí porque quería decir no solo que Milena no era la del problema, sino que no se estaba cuidando es decir que el primer espermatozoide que llegue le cuaja, corona! La Preña!! QUE RICO!!!

Ahora si tenía más mérito joder a mi cuñadita Milena, se convertiría en todo un premio gordo literalmente hablando. Y como por las buenas no se podía, solo tenía tres noches y cuatro días para intentarlo por las malas. Entonces mi amigo Sergio aun incrédulo y tal vez en tono de burla me sugirió la idea de doparla con un somnífero, lo cual no me pareció tan mala idea. Por consiguiente fui corriendo al pueblo a una drogaría donde me vendieron unas gotas disque para relajar y dormir si la dosis era superior a 20 gotas.

Ahora solo era esperar el momento oportuno y no hubo que esperar mucho esa noche mi hermano con unos amigos de ellos se tomaron unos tragos al lado de la piscina fui tan regalado que me puse a servirles como si fuera un mesero más del hotel, solo pretendiendo buscar el momento para usar mis gotas, pero al paso que transcurría la noche observaba que apunta de licor los comensales iban perdiendo la lucidez y Milena no era ajena a esto, por lo que en un momento dado pidió un alkaserze, el cual yo muy aquerido se lo prepare solo que con un ayudadita extra de 10 góticas.

No quería que le hiciera daño con revuelto con el alcohol solo lo suficiente para que se durmiera. Milena entonces tomo la bebida contentona se despidió de hermano Andrés y del resto para irse a descansar, por mi parte solo observaba y detallaba muy bien a mi cuñadita tenia puesto solo su traje de baño de dos piezas negro, junto con su salida de baño que le cubría la parte de debajo y de camino a su habitación veo que se tropieza por lo que me acerco y le digo:

Yo (Ricardo): Cuñadita todo bien?

Ella le gano la risa y no pudo contestar claramente de hecho no entendí nada, ya hablaba muy trabada entonces le dije que la llevaba a su cuarto pero Milena se rehusó, no insistí pero observo que estaba desubicada tal vez por efecto del alcohol y aprovechándome de eso le indique mal la habitación, dirigiéndola hacia la mía que prácticamente era igual a la de ellos por lo que fue fácil la confusión, al llegar ella no se percató que la estaba siguiendo y que ágilmente entre a la habitación con ella sin que se percatara escondiéndome detrás de un armario antiguo, entonces Milena se recostó en la cama y casi de inmediato se quedó dormida, nervioso apague la luz pero no se veía nada, entonces prendí la luz de la mesa de noche que era más tenue permitiéndome ver que Milena estaba con sus ojos cerrados pero para confirmar le hable como le diría mi hermano Andrés:

Yo (Ricardo): Cariño? Cariño…

No me respondió nada, ni tampoco se movió. Estaba dormida entonces no sé porque llame a Sergio eran casi las 3:00 am de la mañana, tal vez buscando fuerzas o apoyo no lose, obviamente no me contesto entonces decidí enviarle una foto de Milena que había tomado previamente en la piscina con el siguiente mensaje anexo; “Esto está en mi cuarto y me lo voy comer”.

Luego se fue apoderando de mí el deseo y entonces le quite la salida de baño con delicadeza eso basto para que mi verga se parara, ya pedía el cuerpo de Milena que estaba tendido ahí solo con su bikini negro, comencé a saborearme mientras me desvestía rápidamente para liberar a la bestia, tenía que controlarme pues no quería inquietar a mi cuñadita por lo que aún no la acariciaba tenia susto, no solo que se despertara o el escandalo sino tenía más susto de quedarme con las ganas de penetrarla por lo que me decidí primero a quitarle su tanga la cual era fácil por tener amarres laterales y al realizarlo por fin me di el gusto de contemplar su estrada “Vulva” perfectamente depilada y generosa, mejor dicho el nido ideal para depositar mi verga.

Entonces tome mi pene que estaba rígido como una varilla de hierro y lo acerque empujando sutilmente mi ingreso, pero estaba cerrada la vulva de Milena, pensé un instante y mi voz interior me dijo; “Arriésgate empuja con algo más de fuerza, tienes que entrar!” Y así lo hice persistí esta vez apoyándome de su cintura lo que me hizo entrar en ella y lo mejor sin que ella se inmutara por lo que seguí hundiéndole mi verga muy lentamente hasta el fondo, al finalizar comencé a moverme suavemente pero lo suficiente para percibir que ella se estaba despertando por lo que decidí apagar la luz y al escuchar que ella seguía hablado trabado, me tome confianza y confesé a tener sexo con Milena con más energía y a besarle sus encantadores pechos, haciéndome pasar por la voz de mi hermano:

Yo (Ricardo): Vamos cariño Te amo!

Milena siguió balbuceando por lo que proseguí cada vez con más vigor a joderla, a ratos prendía la luz y para disfrutar más de sus pechos que eran realmente suculentos, casi que jugué con ellos pues bese cada pezón y cada peca que tenía esas tetas, pronto me gano la pasión y volteé a Milena boca abajo para metérselo por detrás más tranquilamente sin tener que pagar la luz y sin el peligro de mirarme a los ojos, eso me envalentono para penetrarla salvajemente lo cual no pareció disgustarle a Milena, por el contrario comenzó gemir como las películas porno se estaba entregando a mi Milena y ya tenía más lucidez por lo que entre gemido y gemido alcance a escuchar:

Milena: Quien es una perra!

Tome entonces mi celular y grabe sus palabras “Quien es una perra” Luego vino el clímax sentí como me derramaba dentro de Milena que parecía disfrutar al igual que yo hasta que termine. Ella entonces quedo tendida ahí dormida tal vez agotada y yo me acosté a su lado más que satisfecho hasta quedar dormido.

Al amanecer Milena reacciono desconcertada y alterada al verse desnuda conmigo en la cama de inmediato vino las preguntas;

Milena: Que hago aquí? Que haces aquí? Que paso?

Eran mucha preguntas pero solo conteste sínicamente; “Este es mi cuarto!” Y comenzó llorar Milena y afirmar; “Dime que no pasó nada!” Pero nuevamente conteste sínicamente;

Yo (Ricardo): Si Milena tu viniste a mi cuarto anoche

Milena: No! No puede ser desgraciado aprovechado!

Yo (Ricardo): Eso no decías anoche! Mejor vete antes que despierte mi hermano no quiero tener problemas.

Y Milena muy alterada llorando tomo sus prendas se vistió, saliendo de mi habitación sin saber claramente lo sucedido, lo cual era una gran ventaja dado el caso si ella nuevamente le daba por acusarme. Pero no fue así al medio día me busco y me puso un ultimátum me dijo que no quería volverme a ver y que si no quería hacerle daño a mi familia me fuera muy lejos o sino me denunciaría así le costara su matrimonio.

Vieja loca pensé en ese momento pero lo cierto es que me ponía en una situación difícil. Decidí desaparecerme del mapa por unos días fue la única alternativa.

Pasado dos meses un día temeroso recibí la llamada de mi madre para invitarme a una reunión en el Hotel de la familia, el motivo no quiso contarme exactamente solo me indico que tenía que ser personalmente, que era algo importante.

Inquieto fui al hotel sin saber detalle por supuesto llegue a pensar lo peor “Que la sapa de mi cuñada había contado todo”. Pero si no iba a la incertidumbre no me dejaba estar tranquilo sin embargo estaba allí porque mi amigo Sergio me dio el consejo de arreglar el tema de una vez y no vivir como fugitivo.

Al llegar el viernes la familia me recibió bien pero es que no había llegado ni mi hermano ni Milena lo que me genero suspicacia entonces para bajar los nervios me puse a colaborar en la recepción y la suerte me sonrió como se me alumbro el bombillo para arreglar mi problema con Milena de raíz.

Más tarde escuche que llego mi hermano.

Estando en la recepción del Hotel llegaron unos huéspedes un par de operarios gringos de una compañía de petróleos, unos tipos enormes 1.90 a 2 m., de unos 50 años a pedirme un servicio particular una puta para diversión esa noche, lo cual fue la idea para salir del problema entonces les dije a los gringos:

Yo (Ricardo): Señores esta noche les mando la puta al yacusi, es probable que se les ponga brava porque no está acostumbrada atender a tres al tiempo por el pago de uno, pero ustedes sabrán domarla.

Gringos: Calm Sr. Tame Bitch

Palabras más, palabras menos ellos aceptaron hasta me dieron usd 50 como pago, más tarde me entere que llego mi hermano Andrés y su esposa Milena a lo que me escondí como rata en ratonera para evitar ser visto por Milena. Entrada la noche usando un trabajador culmine mi plan para que Milena fuera al yacusi donde estaban los gringos con la excusa de una queja. Ella ingenua fue al yacusi que estaba retirado de la casa principal, yo me percaté de que lo hiciera al llegar no le dio tiempo de nada los gringos la trataron de Bitch a Milena y por su poca talla fue fácilmente dominada, obligándola meterse al yacusi en segundos, Milena trato de detenerlos pero fue inútil los tres gringos estaban decididos a comer puta esa noche, pronto escuche los gritos que se mitigaban con las risas de los gringos solo me acerqué lo suficiente para confirmar que Milena estaba clavada en la verga de uno de ellos y ya otro estaba a punto de metérselo por detrás es decir ella iba ser comida en sanduche.

Mi cuñada alcanzo a verme por lo que desesperada trato de pedir mi ayuda pero yo me hice el bobo; “No iba detener el espectá-CULO” Y literalmente ahogando uno de sus auxilios por alaridos al quedar emparedada entre los dos gringos, que risueños la penetraban los dos al tiempo, rotándosela como una muñeca de verga en verga, luego me escondí un rato más hasta que vi que la pusieron a mamar verga de negro, momento oportuno para llamar a mi hermano quien al llegar la escena lo pasmo y solo grito “MILENA!”

Los gringos algo enojados por la impertinencia dijeron; “GO! WE EAT BITCH” y yo con 50 dólares en el bolsillo solo me reí. Mi hermano energúmeno se retiró mientras que Milena salía corriendo detrás de el a medio vestir, todo un escándalo, se escuchaban los gritos, los reclamos y los lloriqueos de Milena, intervino entonces mi madre para defenderla sin conocer todos los hechos, ni la causa del conflicto de mi hermano Andrés y su esposa Milena pero tenía motivos para intervenir con una noticia que no esperaba:

Madre: Cálmate Andrés! Esto podemos arreglarlo en familia no ves que están esperando un hijo!

Y en escena están ya todos reunidos quedamos estupefactos en silencio solo se escuchaba el llanto de Milena que aún no se percataba de mi presencia y mi madre reafirmo sus palabras:

Madre: Ves Andrés Milena tiene dos meses de embarazo! Vas a darnos un nieto, lo que haya pasado lo podemos arreglar.

Dos meses pensé yo, de inmediato me di cuenta que yo podría ser progenitor de esa criatura por lo que intervine no sé porque lo hice si fue un acto de honestidad No! Seguro tal vez fue esa necesidad de ganarle una a mi hermano.

Yo: Familia tengo que contarles que hace dos meses Milena y yo estuvimos juntos.

Andrés: Juntos que quieres decir? Tú también

Milena: No eso no es así…

Yo: Si hermano lo siento Milena se entró a mí cuarto he hicimos el amor. Ese hijo debe ser mío

Milena: Eso no pudo ser no le creas cariño

Andrés: No me llames cariño si te acabo de ver con dos tipos y ahora mi hermanito.

Yo: Aquí tengo una prueba.

Y puse en altavoz las palabras que grabe de Milena esa noche; “Quien es una perra!” por supuesto eso altero a mi hermano y me zampo mi puñetazo, mientras el resto de la familia consternada con el hecho no sabía qué hacer, pero fue evidente que se alejaron de Milena tanto como de mí, ella solo comenzó a llorar y corriendo fue a encerrarse a un cuarto. Yo solo fui a tomar una cerveza sintiéndome un ganador.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top
Abrir chat
1
Saludos Bienvenid@s
En que podemos servirle?
A %d blogueros les gusta esto: