Instagram Slider

  • Majestuoso altar donde cada silln cuenta una historia en cada
  • La iluminacin de Nuestra Baslica Menor de Mrida Venezuela es
  • Sabas que Nuestra Baslica Menor de Mrida Venezuela posee 2
  • style smile food instalike likeforlike family travel fitness igers tagsforlikes
  • style smile food instalike likeforlike La Elegancia en Nustros Tiempos
  • style smile food instalike likeforlike Ms estilo de Noche para
  • Y que ruede el sabor recuerdos Love Instagood Photooftheday Fashion
  • Galletas rellenas Love Instagood Photooftheday Fashion Beautifu Happy Like4like Picoftheday

UNA MIRADA, CASI HUMANA.


   Mi nombre es Isabel, y esta historia es real. Hace unos quince años murió mi madre, a los tres meses mi padre quedó ciego, y la mayor ilusión de su vida, la caza, quedó rota para siempre.  Fue un gran cazador, recuerdo desde niña ver perros de caza correteando por la casa, galgos, podencos… pero siempre quiso tener un perro lobo, y en uno de sus viajes a la ciudad, compró un cachorro, un pastor alemán al que puso por nombre “Lobo”. Pasó el tiempo y el cachorro creció.

   La primera vez que lo vi fue en unas vacaciones, había dejado a mi hijo con mis padres para que pasase unos días, y lo llevaron a una casa de campo para que estuviese en contacto con la naturaleza. A los quince días fui a recogerlo, paré el coche en la puerta,  y al apearme vi correr hacia mí a Lobo, pensé que me atacaría, pero mi padre vino hacia mí diciendo; no te muevas, deja que te huela, tiene que saber que eres de la familia para aceptarte. Quedé inmóvil, paralizada por el miedo, al instante vino mi hijo, tenía unos tres años, y acariciando al pero le decía: Lobo quieto, es mamá, siéntate, y vi como el animal se sentaba, me miró, y no tardó un minuto en levantarse, alzó sus patas delanteras y las posó en mis hombros,  después comenzó a dar vueltas a mi alrededor haciendo fiestas como si se alegrase de mi presencia.

Deja un comentario